yoga para embarazadas

inicio

quién soy
mi experiencia
mi formacion
me importa

qué ofrezco
apoyo al embarazo
yoga embarazadas
preparacion al parto
yoga postnatal

apoyo a la crianza
taller primeros auxilios
masaje infantil

otros servicios
yoga terapia hormonal
hatha yoga

Horarios y agenda

formación
yoga embarazadas

de interés
plan de parto
artículos
mensajes para tí
en los medios
enlaces
bibliografía

contacto

PREPARACIÓN AL PARTO Ellos dicen, ellas hablan

Hola Carmela... YA SOMOS MAMÁ Y PAPÁ. Estamos que explotamos de felicidad... Nuestro cuerpo no hace más que segregar endorfinas... Esto es un sueño!!!!!

Queríamos aprovechar estos pequeños minutos para darte las gracias. Gracias por cuidarme y por cuidar de nuestra bebé porque sin tí todo nuestro embarazo y nuestro parto no hubiera sido tan maravilloso... Gracias por hacer de nuestro embarazo un camino de rosas, alegrías y buena energía... Gracias a tí y a todas las demás mamis, porque juntas creamos un ambiente y compartimos unas vivencias que jamás podremos olvidar... Pero sobre todo gracias por conducirnos, cuidarnos y querernos...

No puedo más que agracederte todo lo que he disfrutado de mi embarazo y de mi bebé, que es justo como lo imaginaba en cada una de las visualizaciones.... Bueno, es mucho mejor si te soy sincera...

Y gracias también por prepararnos para ese gran momento del parto... Ha sido la experiencia más fuerte que he vivido en toda mi vida... Gracias por ayudarme a crearla, imaginarla, visualizarla... porque si no no hubiera sido capaz de llevarla adelante de esta manera... Gracias por los recursos y las herramientas que nos has enseñado en clase... porque creo que las utilizamos todas... Las contracciones fueron desde el principio muy poco espaciadas en el tiempo y cada vez más y más fuertes... Utilizamos todas las posturas que a mi me iban apeteciendo y Willy me facilitaba la comodidad y el espacio. El momento más bello surgió cuando ya no podía más y nos pusimos a cantar... que fuerte!!!!!! cantamos juntos y el dolor se hacia más pequeñito... Nuestra canción animó a Sara a salir...
La verdad es que yo no imaginaba tanto dolor... pero estaba preparada...
Lo mejor... vino con las ganas de pujar... que fuerte!!!!! te entran unas ganas de empujar que no puedes controlar... y de repente fue como si me rompiera por dentro... Era Sara... Cuando la miré y me la colocaron encima... fue un subidón que no se puede ni explicar... Ella también te da las gracias Carmela... porque sabe que has cuidado de ella.

Ahora estamos disfrutando de este momento... juntos... mirándonos y reconociéndonos...

Gracias Carmela

Ester


Hola Carmela. (soy Willy)

Yo no me imaginaba que esto fuera así, sabes? Ester y yo estuvimos muy unidos en la noche del parto. Ver como el dolor y el sufrimiento se transforman en alegría desbordada en cuestión de segundos. A mi personalmente, todo lo que hemos aprendido contigo, me ha servido mucho. De hecho he estado muy relajado en los talleres, como si nada me sorprendiera o tuviera una enorme confianza en ese momento y con Ester.  Y así vivimos el parto, la dilatación ( de los cojones).Sabes? que mal se siente uno al no poder hacer nada, sufrir al lado de la persona a la que más quieres y no poder hacer nada. Era un sentimiento que tenía y que no podia quitarme de la cabeza. Yo a Ester le ayudé. Le ayudé en lo que pude (eso dice ella), tuvimos momentos muy bonitos.

Nos tocó una matrona joven y muy maja se llamaba Lena que nos cuidó y nos guió de una forma magistral. Nos decía que todo iba muy deprisa y bien y animaba a Ester a que no tirase la toalla, Ester como buena alumna hizo caso y desde la 1h hasta las 6 o 7 dilatando y luego de 7 a 8 esperando a que tuviera ganas de pujar y sabes??? deberias haber estado. Habia allí junto a nosotros....bueno... verás lo que pasó:  Cuando Ester tubo ganas de pujar, la sala donde pasamos la noche, se llenó de gente. Matrona, ginecóloga y otras auxiliares.  Ester pujaba , la ginecóloga aconsejaba a Ester de como hacerlo y a la tercera, Ester de un sólo empujón sacó la cabeza de Sara, que comenzó a llorar. Las "matronas" que todavia se preparaban se asustaron, Ester también, jejej pero no habia pasado nada grave, Sara ya estaba aquí, y llegó ese momento mágico, Sara salió y fué a parar al pecho de su madre. Vaya subidón... no nos lo creíamos. Y no se puede explicar con palabras.

Gracias por habernos guiado, sobre todo, a saber llevar el dolor a otras dimensiones. No sé Ester, pero yo tube momentos muy mágicos escuchando a Ester cantar fuerte, como nunca, de diafragma, con "vibreitor" y una tranquilidad asombrosa. Ester encima de la pelota y yo cogiendole como podía, cantamos muchas canciones. Pero la que más nos llenaba de paz era la canción de relajación que cantáis en la clase de Yoga. Le pusimos a esa melodia tus palabras: saliva, perfume, posterior, infinito..una y otra vez,  hasta que pasamos a las contracciones mas fuertes y finales.

Muchas gracias por tu forma de ser, por tu forma de dar, explicar, y sobre todo por ayudarnos a sentir este acto de parir como algo tan natural y mágico. Si te digo la verdad creía que no nos iba a doler tanto y visualicé muchas veces el parto ORGÁSMICO, jajajj pero no pudo ser.  ejjeje

Yo sufrí desde la primera contracción hasta la última, sobre todo porque eran contracciones de 5 minutos, con solo medio minuto de descanso y respiro y eso era inaguantable. Hablábamos con SAra, yo me agachaba para hablarle y cantarle y que tuviera ganas de bajar.

Bueno, Carmela que APÚNTATE UN 10. Muchas gracias por cruzarte en nuestro camino.

Y comentarte que me parece tan fuerte, que las mujeres tengan que parir en un potro y sin moverse.....¿cómo la sociedad ha llegado a estos extremos de control y comodidad por parte de médicos y especialistas ? Es un ejemplo muy fuerte de nuestra sociedad tan premeditada y organizada, tan alejada de lo natural y lo bello.

Gracias por acercanos al camino de la naturaleza con la vida. Un beso gordo y miles miles de gracias.

Sara es muy buena y ha conquistado nuestros corazones, nos comunicamos con ella con la piel, el tacto y con el bello lenguaje del amor con mayúsculas.

wil.