yoga para embarazadas

inicio

quién soy
mi experiencia
mi formacion
me importa

qué ofrezco
apoyo al embarazo
yoga embarazadas
preparacion al parto
yoga postnatal

apoyo a la crianza
taller primeros auxilios
masaje infantil

otros servicios
yoga terapia hormonal
hatha yoga

Horarios y agenda

formación
yoga embarazadas

de interés
plan de parto
artículos
mensajes para tí
en los medios
enlaces
bibliografía

contacto

MI DESEO ES

QUE CONFÍES EN TÍ Y EN LA NATURALEZA QUE TE APOYA

Estás aquí porque tu madre te parió. Tu madre también está o estuvo porque su madre lo hizo. Y así sucesivamente desde nuestra existencia.

Parir es una función fisiológica más de nuestro cuerpo. ¿y qué es una función fisiológica? Pues es una actividad normal del cuerpo. Las diversas funciones fisiológicas del cuerpo tienen en común que son imprescindibles para la supervivencia y salvo defecto o enfermedad  ninguna es dolorosa. Consisten en la aportación de sustancias necesarias y nutritivas para su crecimiento y conservación y en la eliminación de  las sustancias de desechos. Se realizan involuntariamente bajo la dirección  y  control  del cerebro.

“PARIR es una función fisiológica especial… su especialidad, su única diferencia, estriba en que no se trata, con ella, de conservar el propio cuerpo, sino la supervivencia del ser humano sobre la Tierra. … Si no hubiera partos, la Humanidad se extinguiría “(Consuelo Ruiz  Velez-Frías)

Y como tal, está codificada en nuestro cerebro.

Piensa un poco, ¿te has dado cuenta  de que gracias a esta función fisiológica, la raza humana sigue existiendo?  ¿ te das cuenta  de que las mujeres parimos antes de que  se escribiera y editara el primer libro, antes de   que  se inventaran todos los avances tecnológicos que nos hacen la vida más cómoda?  Antes de tantas y tantas cosas que nos  han sucedido a la raza humana y que forman parte nuestra histórica.

Si, querida embarazada, la naturaleza ha codificado  y preparado a nuestro cuerpo para que esta importante y noble función  fisiológica sea posible:
Y, cómo no, con el poder de la consciencia, capaz de cambiarlo todo con una actitud positiva y responsable, sostenida con una buena preparación que despierte la confianza en ti misma, en tu pareja y en la vida. ( preparación al parto)